viernes, 29 de agosto de 2014

Entre Midtown y Uptown.

Sigo escribiendo sobre la Gran manzana, porque la verdad, me tiene enamorada. Nueva York da para mucho y sobre todo para escribir post tras post. Hoy os enseñaré nuevos descubrimientos, visitas y alguna que otra recomendación-obligación que tenéis que hacer si venís a esta maravillosa ciudad.
Una de las cosas que más me gusta es planear el día a día en Nueva York por zonas. Así que hoy os hablaré de diferentes planes que hice entre el centro de la ciudad hasta la zona norte (Midtown y Uptown).  

Empezar el día de buena mañana desayunando en Magnolia Bakery es un clásico. Una parada en la pastelería de moda donde elegir entre una amplia selección de dulces hechos a mano, hará que te vuelvas loc@. Tras esta carga de energía con uno de sus mejores pasteles, Cheese Brownie, nos dirigimos a Top of the Rock Observation Deck en Rockefeller Center. Desde aquí pudimos disfrutar del increíble skyline desde el piso 70 y su impresionante vista panorámica de 360 grados. Subir hasta tan alto hace que casi toques las nubes. Este edificio es mucho más que sus impactantes vistas, es toda una experiencia desde que entras en su ascensor para subir 67 pisos en 43 segundos  hasta que sales y paseas por la plaza.

Después de esta visita, empaparse de arte no viene nada mal, bastan tres horas en el MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York). Considerado como uno de los santuarios del arte moderno y contemporáneo del mundo, constituye una de las mejores colecciones de obras maestras. Mis favoritas, La Noche Estrellada de Van Gogh, Las Señoritas de Avignon de Picasso y las obras de Henri Matisse. Una de las mejores opciones para visitar este museo es adquirir los auriculares con guía para poder conocer muchos secretos de las maravillosas obras de arte. Tras esta visita, una de mis conclusiones es que en el arte, como en la vida, cada uno las interpreta de maneras distintas. Como dice Eduard Punset, "Todo depende de los ojos con que se mire".

Tras una larga mañana rodeada de arte, llevé a mi madre a una hamburguesería “secreta”, y digo secreta porque está tan escondida que no te imaginas qué es lo que vas a encontrar. Cuando entras en la recepción de le Parker Meridien Hotel, ves que hay una “pequeña cola” (no os asustéis, vale la pena), esperas 15 minutos y ves que detrás de las grandes cortinas que te han acompañado durante la espera, entras en una hamburguesería un tanto peculiar. Un lugar diferente en el que comer una de las mejores hamburguesas de la ciudad. La verdad, cuando llegas no entiendes ni esperas que tras las cortinas puedas encontrar esta hamburguesería. Dicen que cuando iban a construir el hotel, Burger Joint ya se encontraba en este lugar pero no quiso vender el local, así que se quedaron allí convirtiéndose en una de las hamburgueserías más auténticas.

Para seguir con la tarde, otra visita a Central Park es una muy buena idea, perderse por sus caminos y sentarse en el césped es uno de los paseos más agradables para desconectar del bullicio de la ciudad. Me hubiera gustado llegar al Bow Bridge como dijo mi amiga Sol, pero teníamos otra visita que hacer. Visitar uno de los secretos mejor guardados que hay en Nueva York. El Roosevelt Island Tram, un teleférico que se encuentra colgando del puente de QueensBoro uniendo el barrio de Queens con Manhattan. Una experiencia muy recomendable que os invito a hacerla. Si tenéis la Metro Card sólo tenéis que pasarla, sino, el ticket cuesta 2.50$. Una vez en Roosevelt Island, podéis caminar alrededor de ella para contemplar las excelentes vistas de Manhattan.
Y para terminar el día, una cita obligada. Un musical en Broadway. Nosotras fuimos a ver The Lion King
¡IM-PRE-SIO-NAN-TE!

Y este es mi resumen de un  día muy completo y entretenido para disfrutar de la gran ciudad.


¡Que tengáis muy buen fin de semana!
Cheese Brownie en Magnolia Bakery. ¡Ñaaaam!

Top of the Rock views. 

Vistas a Central Park. 
From Top of the Rock to Empire State. 




Desde el piso 70. 



Love, love, love. 
MOMA museum. 
La noche estrellada. Vicent Van Gogh. 
Con mi audio-guía en el MOMA. 
Me uno al Dance (I). Henri Matisse. 

MOMA. 

Esperando para Joint Burger. 

Joint Burger. 
¡IM-PRE-SIO-NAN-TE!
Central Park. 

¿Un paseo por Central Park?
En el teleférico de Roosevelt. 


Roosevelt Island Tram. 

Roosevelt Island. 
Lion King Musical. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario