viernes, 8 de agosto de 2014

SUBLIMOTION-ada con Paco Roncero.

Hoy termino una semana de agosto con un post SUBLIME y lleno de emociones. Y es que dicen que uno va al cielo o al infierno, ¿Y… por qué no probar los dos? Ahora puedo decir que he estado en ambos sitios. No me mal interpretéis, ahora os cuento el por qué.  ;-)

El miércoles recibí una inesperada llamada con una invitación muy especial. Y tan especial fue que tuve la GRAN suerte de poder cenar en SUBLIMOTION by Paco Roncero en Hard Rock Hotel Ibiza.  Desde que salí del restaurante, he estado pensando qué es lo que quiero contar y cómo, pero no es nada fácil. Son tantas las sensaciones que quiero transmitir que no se por donde empezar. También tengo la gran duda de: ¿Les cuento esto? ¿Les cuento lo otro? ¿Les cuento todo? ¿No les cuento nada?
Bueno, pues la verdad, tengo muchísimas ganas de compartirlo con vosotros.  Intentaré contar lo mínimo, pero a la vez, describir al máximo lo que sucedió durante la noche. Procuraré no desvelar demasiados secretos para no robar el efecto sorpresa a nadie.  Y dicho esto, me vuelvo a sumergir en el mundo Sublimotion para contaros lo muchísimo que me gustó.

La espectacular velada empezó en la recepción del Hotel Hard Rock. Allí nos esperaban para invitarnos a una degustación de cócteles en el restaurante Estado Puro, también capitaneado por el Súper Chef Roncero. Seis “drinks” diferentes, a cada cual más bueno, nos dejaron con muy buen sabor de boca. Tras esta “puesta en marcha” y unos disparos fotográficos (siempre pensando en Loving my steps), un precioso y gran Land Rover nos esperaba para llevarnos a la que sería LA GRAN CENA. Tras el breve paseo, las puertas de Sublimotion se abrieron para nosotros y así poder empezar una noche mágica. Fui la primera en entrar al tan esperado lugar. Una vez allí, empezaron a brotar una mezcla de sensaciones de emoción, ilusión y curiosidad que no cabían en mi. Una divertida recepción fue la perfecta introducción para conocer a los que fueron nuestros compañeros de viaje.  Quien me iba a decir a mi que sería la primera vez que bebería de un porrón sin mancharme. Con esto, la noche no hacía más que empezar.
Tras este picoteo y alguna que otra sorpresa por el camino, nos acompañaron a la gran sala. Tan solo cruzar la puerta, ya quedé impresionada al ver el espacio. Con una gran mesa en el centro para 12 comensales, no sabía dónde quería sentarme, pero por suerte, el trabajo estaba hecho y nuestros nombres empezaron a iluminarse en la mesa. Mi nombre estaba en el centro, un lugar perfecto para no perder ningún detalle. Tras conocer un poco más a nuestros nuevos amigos, el espectáculo seguía cargado de sorpresas.
Cuantas veces habré pensado…”si pudiera elegir algún súper poder, sería el tele-transporte”.  Dicen que los sueños se cumplen y como bien dice Paco Roncero en el vídeo, para mi fue un sueño hecho realidad. Estar en tantos lugares en una misma noche, era algo que nunca me había imaginado. No desvelaré cuáles fueron, pero como antes os he hecho un adelanto, confieso que podría quedarme sobrevolando las nubes ;-)
Y dejando al margen mis sueños, os diré que todo el cariño, dedicación, esfuerzo, ilusión y profesionalidad que dedica Paco Roncero y todo el equipo de Hard Rock, queda plasmado a la perfección con la creatividad y calidad del increíble manjar que pude saborear. Y digo saborear porque eran tantos sabores y tan diferentes, que no sabría decidir cual fue mi plato preferido, por llamarle “plato” al huerto.  Porque si os digo que me llevaron al huerto…. ¿Pensaríais mal, no? Pues seré mala y dejaré volar vuestra imaginación. 

Al finalizar la cena, salimos a la terraza del restaurante donde estuvimos intercambiando sensaciones con nuestros compañeros de noche. Todos salíamos con una sonrisa en la cara, parecía que salíamos flotando. Lo bonito es que todos llegamos a la misma conclusión, la noche fue un viaje alucinante.

Tras los diferentes lugares que visitamos, la inmejorable compañía, el perfecto servicio, los platos estratosféricos, la compenetración de todos los comensales y la encantadora compañía del presentador Borja Voces, fueron los elementos perfectos para convertir la noche en una experiencia inolvidable.

Es por eso que doy las GRACIAS por dejarme vivir y compartir esta velada junto a Quico, Irene y Sebas. Juntos hicimos un buen equipo.

Estado Puro. 

Oléeeee….

Con Sebas, Quico e Irene. "The team"
Mojito de chocolate. 
¡Presente!
"The Hell"
Me llevaron al "huerto". 
Nuestro huerto particular. 
¿Quién dijo frío?  
"Ñam"
En la terraza.


    Un pequeño vídeo sobre Sublimotion. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario