lunes, 29 de septiembre de 2014

Despidiendo la temporada en "Sa Capella".

Tras un fin de semana pasado por agua, vuelvo con “steps” gastronómicos. Tenía pendiente hablaros de un lugar muy especial, y hoy, por fin, le dedico estas líneas a modo de recomendación. Sé que es un poco tarde porque ya estamos terminando la temporada, pero si tenéis la posibilidad, no lo dudéis. En caso contrario, tomad apuntes para el verano que viene.

En esta ocasión os voy a hablar de "Sa Capella", situado a las afueras de San Antonio. Un restaurante con mucho encanto e historia. Un lugar que me impacta cada vez que entro por la puerta.
¿Habéis cenado en una iglesia? Pues bien, siempre hay una primera vez. Sa Capella es una ermita no consagrada convertida en restaurante. Un lugar encantado y misterioso con paredes de piedra, techos altos y muchos años de historia. Todos estos detalles lo convierten en un restaurante único. Tanto su terraza como el interior son escenarios perfectos para cenar, pero tengo que confesar que mi rincón favorito es el altar. 

Carlos, quien siempre nos recibe con los brazos abiertos, nos estuvo contando sobre su historia y dice  que no hay constancia exacta sobre fechas concretas respecto a su construcción, pero los historiadores la datan 400 años atrás. Cuenta la leyenda que cuando estaban construyendo esta iglesia, los obreros dejaban sus herramientas en el centro de la ermita. Una noche, desaparecieron y fueron halladas en la actual iglesia de San Antonio. Creen que esto no fue casualidad y culparon a los pescadores por este fenómeno ya que tenían un interés especial por construirla cerca del mar. De esta manera, si conseguían construirla allí, el pueblo se levantaría en sus alrededores. La desaparición de las herramientas fue razón suficiente para no consagrar esta iglesia y construirla donde se encuentra actualmente. 

En 1979, tras muchas décadas sirviendo de hogar a una campesina, se abrieron las puertas de este idílico mesón. Un restaurante con un gran equipo de profesionales y una cocina mediterránea, fresca y a la altura del enclave. ¡Recomendado 100%! 

Aquí tenéis las fotos de mi última cena en Sa Capella. 

Sa Capella. 
Interior del restaurante.


Cena despedida de Siam. 
Una curiosidad… los nombres de las mesas están dedicados a clientes asiduos. 



Antigua capilla.
Con Carlos (derecha) y uno de los encantadores camareros. 
Vuelve pronto Siam. 
Fachada del restaurante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario